Cosecha 2014


Calificada como BUENA, supone producción de 434 millones de kg de uva y un volumen de 294 millones de litros amparados por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rioja.

Ha existido un contraste importante entre los tipos de suelos de ladera y los de ribera.

En LADERAS el envero ha sido corto y la baya paró la evolución de peso en septiembre, llegando a vendimia con bayas de peso 190 y producción por hectárea de 7.000 kg.

Inicio fácil de fermentación y también conclusión, con levaduras vigentes hasta el final.

Apenas existió ataque de Botrytis, resultando 13,3º de alcohol, pH 3,65 y acidez volátil final de 0,42. La intensidad de color de 15,4 y tono de color 0,44.

El ácido málico en uva fue de 3,1 y el proceso DML restó un 20% de color y fue proceso normal.

Vinos con afrutado moderado y valor IPT 58, muy adecuados para reservas.

En RIBERAS el envero ha sido largo retrasando la maduración, que fue afectada por Botrytis de lluvias de septiembre.

Las bayas en vendimia pesaban 249 g (100 bayas) y el rendimiento por hectárea era de 11.000 kg.

La fermentación fue correcta y las oxidasas de Botrytis anuladas fácilmente.

A la salida de fermentación el grado era 12,8º pero en los viñedos con Botrytis llegó a 14º. Acidez volátil de 0,50 e lntensidad de color final 9,5 con tono de color 0,55.

El ácido málico en uva llegó a 3,3 g pero el proceso DML fue normal, con pérdida de color del 28%.

Vino final con valor IPT 42 ligero y muy afrutado.

El ataque de Botrytis fue importante en los viñedos de ribera que no habían sufrido sequía. En cambio en los de ladera la condición de la baya resistió perfectamente a las lluvias de septiembre sin llegar a Botrytis.

Se ha entendido similitud entre las cosechas 2013 y 2014, pues ambas concluyeron con ataque de Botrytis pero el recorrido fue muy distinto. La cosecha de 2013 fue verde que no llegó a madurar. El dato de 5 g/l de málico al vendimiar nunca se había conocido en Rioja, habituada a valor 3. En cambio, la cosecha sw 2014 no fue verde pero tuvo dos velocidades, rápida en suelos de ladera y muy lenta en riberas, que es donde afectó el hongo Botrytis.

Para definir cosechas heterogéneas hemos tenido necesidad de volver a la dualidad LADERAS (viñedos clásicos) y a RIBERAS (suelos invadidos en los últimos 50 por la viña)


© Manuel Ruiz Hernández y Ana Ruiz Pedreira, mayo de 2015


Página principal