Predicción de la excelencia


Nos hemos preguntado si los vinos que se califican como cosecha Excelente al cabo de meses de la vendimia, han presentado en uva indicios claros y sencillos de esta condición.

Para ello hemos estudiado en Rioja características de las uvas de diversas cosechas y las hemos relacionado con el resultado final de clasificación y calificación de los vinos

De estas características destacamos el peso de la baya y el número de sus semillas.

Hemos operado todos los años con los mismos viñedos de Tempranillo

Podemos comprobar que las cosechas que meses después fueron calificadas como Excelentes, arrojaron pesos muy bajos y diferenciados al día 1 de septiembre. En octubre ocurrió así pero la cosecha 2003, fuertemente afectada por la ola de calor, interfirió.

Por lo tanto, el peso de la baya, inferior a 184 gramos en el día primero de septiembre indica futuro vino Excelente.

Pero como hemos estudiado ampliamente el número de semillas por baya y el peso de la baya es proporcional al número de semillas y éstas se forman en floración (primera semana de junio) pero no son contables hasta finales del mes de julio, por todo ello podemos deducir que, contando el número de semillas de 100 bayas a final del mes de julio, se puede predecir que la cosecha será Excelente si son menos de 180 semillas en 100 bayas.

Este método es útil para cualquier viñedo y variedad aunque determinando previamente las cifras de peso de baya un mes antes de la vendimia y del número de semillas 50 días después de la floración, en los casos de Excelencia.


© Manuel Ruiz Hernández, y Ana Ruiz Pedreira, abril de 2011


Página principal