Sobre la formación de uvas con pocas semillas


La concentración de aromas y de polifenoles es máxima en el hollejo de la uva, por ello interesa, para vinos de gran calidad, conseguir bayas pequeñas. En ellas la proporción de hollejo a mosto es alta.

Una vez que hemos determinado que el tamaño de la baya madura es proporcional al número de semillas que contiene, era preciso conocer cómo podríamos conseguir uvas con pocas semillas.

Prescindiendo, por lento, del proceso de multiplicación a partir de los viveros, iniciamos estudios sobre los métodos de cultivo y en esta campaña 2008 hemos avanzado a través de la fertilización foliar o a través del suelo.

Hemos estudiado fertilizaciones diferentes y los resultados son:

  1. Un exceso de fertilizante potásico en el suelo aportado en enero facilita en floración la formación de más semillas.
  2. Un exceso de nitrógeno al suelo forma baya con más semillas.
  3. Un exceso de fósforo no parece implicar modificación.
  4. Las aportaciones foliares de potasio o aminoácidos, una semana antes de la floración, permite también formar más semillas.
  5. Un azufrado, por espolvoreo, diez días antes de la floración forma bayas con menos semillas.

Y otras observaciones paralelas nos permiten afirmar que la poda no tiene incidencia en el número de semillas.

Que antes del envero, el peso de l baya verde es proporcional al número de semillas.

Que después del envero, el peso de la baya es proporcional al número de semillas y que, a su vez, el incremento de peso desde antes del envero a la baya enverada, es también proporcional al número de semillas.

Resulta de gran interés el efecto del espolvoreo de azufren la hoja. En ello centramos estudios para conocer la razón más directa de causa formativa de pocas semillas.

Por investigaciones anteriores sabemos que el azufre en la hoja y por efecto de calor ambiental, despende anhídrido sulfuroso. Que éste penetra por los estomas de la hoja y tiene dos actuaciones en el tejido foliar:

  1. Activación de la función clorofílica a través de la excitación de la reacción de Hill o cloroplástica.
  2. Y también, al final, incremento importante del contenido de azufre constituyente de la materia seca de la hoja.

Estas son las rutas que estudiamos para explicar y dominar la formación de pocas semillas en la baya.


© Manuel Ruiz Hernández, octubre de 2008


Página principal